domingo, 28 de junio de 2015

Légamo Gris

I

Al principio parece que sólo hay oscuridad, más tarde, surgen dos pequeños dedos de fuego que recorren el firmamento, un cielo azul y verde cuyas estrellas son piedras preciosas que divergen en infinitos caminos hasta perderse en el frío espacio del cosmos. La luz ígnea describe una mano oculta que sostiene una figura antropomorfa y diminuta de barro gris, sus dedos recorren la superficie y modelan un cuerpo de barro que cada vez adquiere características que lo diferencian del suelo de dónde procede. Todavía no tiene rasgos faciales, sólo largas articulaciones y un cuerpo rechoncho que bien podría compararse al de un bebé recién nacido.

Aquellas manos le dan vida, moldean su cara y crean en él la expresión de querer vivir. Sus ojos son dos túneles vacíos que se pierden en su propia profundidad. No hay noche ni día, las estrellas cruzan el firmamento y reflejan su luz en aquellos dos ojos vacíos. Al cabo de un rato su mirada cobra vida, el ser mueve sus ojos luminosos y sigue la trayectoria de aquellas luces espectrales que se mueven por las esferas superiores. No puede comprender qué son y aunque intenta darles nombre ninguna palabra sale de su garganta, pues todavía no tiene boca. Acierta al pensar que la diferencia que los separa es colosal pero ignora que en su interior hay un reflejo exacto de toda aquella constelación, incluidas las estrellas y esos pequeños orbes errantes que giran de manera discontinua.

II

Antes de que aquella criatura pueda girar la cabeza para observar más de aquellas estrellas, las manos dejan de mecerse sobre su barriga. Su cuerpo ha sido terminado. Las manos, suspendidas en el aire, transportan la criatura a un nuevo mundo lleno de roca blanca y aguas negras. Con suavidad, sus pies tocan el suelo y el fuego de esas manos creadoras que le han dado vida se extingue, haciendo que todo quede entre tinieblas, a excepción del firmamento que sigue su marcha imperecedera.

El ser mira el vacío y sabe que debe haber algo allí donde antes habían dos manos de fuego. Mueve sus piernas y camina hacia adelante, pues ahora tiene voluntad, pero sigue sin poder ver nada. Consternado por la invisibilidad y la incongruencia de su experiencia el ser explora aquél mundo, dando vueltas infinitas durante tiempo incuantificable en busca del ser que le ha dado la vida. Pasó mucho tiempo hasta que pudo encontrar lo que buscaba, quizá por la compasión de aquel dios ancestral o quizá por el propio azar que a veces permite que las cosas que no deben verse sean vistas. Dos ojos se abrieron en el vacío, a una altura considerable, como si aquel ser midiera setenta y siete veces la altura de esta criatura. Eran dos ojos verdes, opacos pero fantasmales. Expresaban sorpresa, pero también miedo ante lo inesperado. Cuando sus miradas se encontraron, el semblante de aquellos dos ojos cambiaron. El miedo abandonó el lugar, sus ojos terminaron expresando la compasión que la criatura había estado buscando desde el principio.

III

Entonces aquellos dos ojos se cierran y la presencia desaparece. El ser de barro queda a merced de su propia voluntad y de un extraño viento que empieza a notar en toda la parte delantera de su cuerpo; congestionado por su frialdad, abre su boca gris y aspira parte de aquél fenómeno invisible. Siente que algo se remueve en su interior, siente frío y calor al mismo tiempo, como si aquella corriente inesperada transportara algo más que simple aire en movimiento. A los pocos minutos el viento cesa y todo aquel mundo parece brillar de manera tenue. La criatura respira, pone sus pequeñas manos sobre el pecho y siento que hay algo en su interior que da un golpe detrás de otro.

Antes de seguir mira al cielo y contempla las estrellas. Su consciencia se despierta. Ahora es materia y espíritu.

2 comentarios:

  1. Linda historia. La del nacimiento de un nuevo Ser. Que alguien lo fue diseñanado y dando forma hasta existir. Un ser que no es humano. Pero le gusta este lugar. Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus palabras y por visitar este blog. Un afectuoso abrazo.

    ResponderEliminar

Hazme feliz con tu comentario.