sábado, 25 de julio de 2015

Nacer Viejo



Emilio nació con una extraña malformación genética. Los científicos no pudieron explicar del todo la existencia de esta alteración ya que a su alrededor confluían elementos paranormales que afectaban no sólo a la biología sino a la propia lógica de la historia que a continuación es narrada.

Emilio nació siendo viejo, nació después de haber muerto en un hospital, a su alrededor no estaban sus hijos a los que apenas recordaba, pues tenía alzhéimer. Sí recordaba en cambio el trauma de la muerte que le siguió a lo largo de toda su vida hasta que sus capacidades cognitivas se lo permitieron. Nació en la soledad, en la desesperación hacia lo desconocido, habiendo fracasado en su último deseo de conocer el más allá y saber de dónde viene la vida. Nada más nacer, se sintió indefenso, no había madre que le cuidara y su mujer estaba con otro hombre mientras él agonizaba en el ostracismo más desolador que puede experimentar un ser humano.

Su herencia había sido repartida ya entre aquellos hijos a los que no veía desde hacía años y que ni siquiera se habían acercado a su nacimiento. Pasó sus primeros años de vida esperando volver a verlos, sentado en la silla de un hogar de ancianos, hablando con gente que no conocía, recuperando cada día nuevos recuerdos dolorosos que hacían que por sus mejillas cayeran riachuelos de lágrimas envenenadas. Finalmente le echaron de la residencia; como su herencia había sido ya repartida y su mujer se había quedado con la mitad de sus bienes, empezó a cobrar una pensión del estado que apenas le permitía llegar a fin de mes. Tenía recuerdos y aunque no pensaba en el futuro, o quizá en el pasado, se pasaba las tardes mirando las obras o dando de comer a los pájaros del parque, algunos de los cuales tenían mejor vida que él.

A los pocos años empezó a trabajar. Se divorció de su mujer a la que hacía años no veía y empezó a dejar de hablarse con sus hijos. Poco a poco trabajaba más y año tras año descendía en la jerarquía empresarial hasta que finalmente terminó como un simple encargado con un sueldo mísero. Sólo le salvó la relación con su mujer y sus hijos, pues conforme su vida laboral iba a peor, empezó a conocerlos mejor y su relación matrimonial se volvió más fresca. Empezó a tener más contacto sexual con su mujer hasta que finalmente sus hijos se hicieron pequeños y todo era hermoso. De repente de un día para otro dejó de conocerla y desapareció de su vida al igual que sus hijos al que sólo recordaba en pasado. Se pasó la adolescencia tratando de imaginar cómo eran.

Cuando las cosas no podían ir a peor, empezó a sentirse emocionalmente inestable, a tener pensamientos de impotencia hacia la sociedad y hacia la empresa en la que todavía no había empezado a trabajar. Hacía reivindicaciones que no se hacían realidad y sus compañeros empezaban a perder el interés hacia aquellos temas que para él se convirtieron en un tema central. Su situación empeoró tras pasarse cinco años de su vida estudiando en la universidad. Cada día se sentía más joven y vigoroso y la ansiedad de ver que su juventud se le escapaba tras el estudio crecía constantemente. Después de la universidad vino el bachiller y después el colegio, siempre con estudios, exámenes y horas interminables de profesores incompetentes. Cada vez se sentía más estúpido estudiando temarios más sencillos; además su autoestima empezó a disminuir cuando empezaron de golpe a tratarlo como a un niño pequeño. No le quedó otra que adaptarse y jugar con los demás niños del colegio. Quería olvidarse de todo, de su mujer, de sus hijos, de su trabajo... no quería mirar hacia atrás, hacia el futuro, ahora ya no quería jugar con las niñas, sólo quería ser un niño de nuevo. Y lo era. Hasta que finalmente empezaron a darle la papilla. Poco a poco empezaba a tener sentimientos de desesperación. La vida se le había escapado de sus manos. Ahora no le esperaba el descanso eterno, no había muerte sino inexistencia. Su destino resultaba doblemente aterrador.

Entonces su memoria se enturbió. No recordó ni futuro ni pasado. Sintió sensaciones que escapaban a su control. Finalmente fue abortado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hazme feliz con tu comentario.