sábado, 1 de agosto de 2015

Sonidos Bajos a las 22:22

  

La noche conforta y purifica, enaltece las ideas de las mentes más nómadas, de aquellos transeúntes indemnes que no conocen los laudes matinales y vagan por campos marchitos sin dueños ni señores. Aquel espíritu se entiende a sí mismo, se agita amparado en la atención de ojos indiscretos, escucha el lamento ténue de las sirenas mudas de la noche, de los bucólicos atardeceres que buscan sedientos un lugar mejor. A él me debo, le honro con sonrisas discretas a las horas señaladas y marco con escondido arte las siglas de su nacimiento, el significado de su tragedia y su más puro deleite.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hazme feliz con tu comentario.